La ventana indiscreta de la pobreza

La ventana indiscreta de la pobreza

SANTO DOMINGO.- No se trata del clásico film de 1954 "La ventana indiscreta", de Alfred Hitchcock, protagonizado por James Stewart y Grace Kelly.
Se trata de la visión de la pobreza desde la ventana de organismos nacionales e internacionales.
Una de ellas es el Índice de Pobreza Multidimensional de la República Dominicana (IPM-RD), que trata de averiguar que sucede en los hogares dominicanos más allá del ingreso dentro de un conjunto de carencias que impactan la salud, educación y calidad de vida.
Es solo una manera de ver la pobreza con diferentes vestidos y no con aquel que realmente la viste desde hace cientos de años, ignorando causas que doblegan el pulso a ese gran flagelo mundial.
Por tanto que me perdonen los organismos nacionales, el Banco Mundial, BID, PNUD, la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano de la Universidad de Oxford (OPH), Oxfam y el Social Progress Imperative por la diversidad de correctivos introducidos para combatir la pobreza y no las causas que la originan.
Ojalá se utilizaran los prismáticos de James Stewart para ver la pobreza desde otro ángulo de la ventana.
En vez de eso, lo que siempre ha existido es un "barajeo" mediático, fantasioso, insostenible, quimérico y utópico sobre la pobreza.
Por tanto hay que poner la mira en los países pobres o en vías de desarrollo para que el Estado se comporte como un sector económico como otro cualquiera.
Basta comenzar con el cálculo del PIB Estatal. Le sigue la generación de riqueza material (obras de infraestructura, bienes y servicios) conjuntamente con los sectores productivos de valor agregado (sector privado: formal e informal).
Así llegamos al PIB 2.0 avalado con la firma del "Pacto por la Productividad" entre los sectores público y privado para crear riqueza material.
En buen castellano esta riqueza tiene por nombre: 1 - "Empresas Públicas de Bienes y Servicios - Financieros y No Financieros", y 2 - "Empresas Privadas de Bienes y Servicios - Financieros y No Finanancieros".
La fórmula que plantea el aumento del empleo y eliminación de la pobreza en términos se denomina: "PIB 2.0 - Pacto por la Productivididad y/o Teoría de la Desigualdad".
Como se sabe la riqueza material se mide cada año según los índices del PIB.
Este solo refleja una cara de la moneda: el crecimiento económico en función de la generación de una riqueza distanciada del bienestar nacional. Con la inclusión de ese bienestar trato de que la moneda tenga dos caras introduciendo el "PIB 2.0 - Pacto por la Productividad".
Es la manera de concebir el aumento del empleo y eliminación de la pobreza en términos en función de la creación de riqueza que convierta al PIB no solo en índice de riqueza material sino también de bienestar económico y social, en consecuencia. Esto lo determinan los índices absolutos de reducción de la pobreza en función del aumento del nivel de empleo, o pleno empleo si se quiere. Si no hay riqueza no hay empleos en términos absolutos.
El aumento del empleo en términos relativos es otra cosa. Este simple ejercicio tiene la finalidad de terminar con la hipocresía que rodea la pobreza.
Lo que me diferencia de los demás es una simple fórmula para poner las cosas en su lugar y dejar de dar vueltas como la noria.
Son muchos los organismos nacionales, internacionales y las ONG que se encariñan con la pobreza desde el litoral, pero son millones los que buscan el sustento de sus familias en tierra firme o en el fondo de los mares.
Los primeros esperan que el pez pique para luego exhibir su presa ignorando que la pobreza es un problema de bolsillo.
Los segundos buscan la forma de resolver problemas de bolsillo o de alimentación, como el "buzo" de los basureros.
El crecimiento económico como antesala que envuelve en "papel de celofán" el anhelado desarrollo económico, visto de esa manera, es una de las fallas del razonamiento económico ante la ausencia de una estrategia que parta en dos el corazón de la desigualdad y la elimine para siempre, aunque suene raro, utópico o descabellado. Solo sé que tanto la política como la economía se convierten en ciencias raras, utópicas o descabelladas ante la ausencia de planteamientos, comportamientos o parámetros que las dignifiquen.
La desigualdad no se regatea. Bastaría que los estados produzcan riqueza material partiendo de sus propias entrañas como lo hacen los sectores productivos para convertir el crecimiento en "igualdad económica", antes de hablar de un "desarrollo económico" alejado de lo que se conoce como pobreza.
La "igualdad económica" elimina la "desigualdad" aplicando el "PIB 2.0 - Pacto por la Productividad".
La calidad o esperanza de vida, vista desde este ángulo, además del ingreso tiene como punto de apoyo aquellas infraestructuras públicas y privadas de salud y educación, para solo mencionar dos casos.
Solo que resulta cuesta arriba reparar la salud sin previo aviso o soporte que la garantice, preferiblemente antes de estudiar o de una posible entrada a la clínica.
Ante la ausencia de dinero líquido la supervivencia es un "puro ideal" que convierte el tema de la pobreza en cantos de sirena entre aquellos que prometen resolverla sin estrategia o fórmula alguna, de manera especial durante épocas de campaña electoral.
No se puede hablar de calidad o esperanza de vida sin antes disponer de "bienes, servicios e ingresos" para vivir, teniendo como apoyo infraestructuras públicas y privadas.
Para construir todo esto los estados tienen que calcular el PIB Estatal para cuantificar y monitorear el "aporte estatal a la pobreza", no tanto al crecimiento económico ligado a un desarrollo distanciado del empleo y la pobreza, tarea que en grado sumo es responsabilidad de los sectores productivos de valor agregado. Partiendo del presupuesto, los estados pueden crear riqueza, aumentar el empleo y reducir o eliminar la pobreza (Ref./Google: "Estado productivo o populista"). Sin embargo los horizontes de grandeza (sectores público y privado) obvian la firma del pacto por la productividad.
Que quede bien claro que no solo estamos hablando de los estímulos que los estados puedan proveer a los sectores productivos, traducidos en políticas económicas, monetarias, motivos o diferentes estilos de gobernar o estimular la economía, sino de la "productividad del sector público" para, además de la construcción de obras de infraestructura producir bienes y servicios como parte de una riqueza material que debe reflejarse en los índices del PIB, en este caso el PIB Estatal, ya que es harto conocido el PIB de los sectores productivos. (Editado).

Más en esta categoría: « El Banco Mundial y la pobreza

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Programas TV

Quienes somos?

Síganos

×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time