A una semana concluir año escolar, maestros y directores de escuelas resaltan lo positivo; Sor María Esperanza lo califica de retador, innovador y productivo

SANTO DOMINGO.- El año escolar entró este lunes a su última semana del calendario oficial, por lo que la comunidad educativa aprovechó para expresar su valoración sobre los desafíos y logros obtenidos en el ciclo que casi termina.

La directora del Centro Educativo Marillac en el Distrito Nacional, Sor María Esperanza Martínez, calificó este año lectivo como «retador, innovador y productivo», en razón de que la pandemia por coronavirus obligó ofrecer las clases de forma virtual, lo que implicó la capacitación de maestros, además de reorientación de la oferta académica adecuada a lo digital.

Sor María Esperanza valoró como positivo el esfuerzo realizado por el Ministerio de Educación, para permitir que el proceso de enseñanza-aprendizaje no se detuviera, disponiendo de la plataforma enlinea.minerd.gob.do y la entrega de cuadernillos a los niños de Inicial y primer ciclo de Primaria.

Mientras, la coordinadora pedagógica de la Escuela Básica San Miguel, Santo Domingo Oeste, manifestó que el cuerpo docente realizó un gran esfuerzo para mejorar sus conocimientos digitales y poder continuar las clases, así como la inclusión directa de las familias en el proceso formativo de los estudiantes.

«La relación de los padres, madres y tutores con los maestros es mucho mejor ahora que antes; ya ellos saben parte de lo que vivimos en las aulas y muchos nos confesaron que ya nos ven con otros ojos, porque aparte de ellos les tocó ser maestros empíricos en esta pandemia, un acto que ha generado mucha empatía de ambas partes», contó la educadora.

De su lado, la maestra Angelina Fernández, de la Escuela Tomasina Lithgow de Pérez, destacó el interés de los estudiantes en involucrarse de forma directa en el proceso de enseñanza-aprendizaje de forma virtual, ya que «para ellos ese es un espacio amigable y que manejan todos los días».

Además, agradeció al Ministerio de Educación por la gestión que se ha hecho, no solo en habilitar la plataforma digital, sino por la entrega de raciones alimenticias, el soporte emocional y psicológico de las orientadoras y ahora con la entrega de netbooks a los estudiantes de secundaria y parte de primaria.

La valoración de la maestra Fernández la secunda Raúl Esteban Germán, padre de un alumno de sexto grado, quien agregó que se siente muy satisfecho con los resultados de este año escolar porque, pese al COVID-19, notó un gran esfuerzo de los docentes para seguir enseñando los contenidos establecidos.

«Me siento muy satisfecho porque en este tiempo pude trabajar con el niño e interactuar mejor. Además, pude apreciar cualquier tipo de debilidad que tenía como padre y me siento un hombre diferente, la relación con mi familia y con la escuela ha mejorado mucho», confesó Guzmán.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica