Aaron Judge parece haber alcanzado el climax de su carrera en último mes y medio: en 41 partidos ha disparato 21 jonrones

KANSAS CITY – Los cuadrangulares de Aaron Judge lucen inevitables.

Cada vez que el cañonero de los Yankees se para en la caja de bateo, sus compañeros han dicho que esperan que se vuele la cerca.

Las expectativas de Judge –obviamente— son bien altas, pero de alguna manera, en sus últimos 41 juegos ha lucido como un jugador de otro planeta.

Judge disparó su jonrón Nro. 25 para liderar las Mayores, un toletazo que según Statcast tuvo una distancia de 436 pies y con el cual se apuntó otra jornada de por lo menos dos imparables el martes por la noche en la victoria de los Yankees por 10-1 sobre los Reales en Kauffman Stadium.

El otrora Jugador Más Valioso y Novato del Año de la Liga Americana ha agregado otro capítulo a su legado durante un trecho de 41 compromisos en el que ha bateado .401, con 21 batazos de cuatro esquinas y 49 carreras producidas para los Bombarderos del Bronx.

“Estoy tratando de no dar eso por sentado… pero, me refiero a que, es bien divertido ver y ser testigo de lo que está haciendo noche a noche”, declaró el piloto Aaron Boone. “Es bien especial”.

Al preguntársele antes del partido del martes si Judge había mejorado esta temporada, el manager de los Yankees, Aaron Boone, mencionó lo especial que fue la campaña récord del toletero en el 2022, sin estar seguro de poder afirmarlo. Pero lo que ha impresionado a Boone durante la gran racha actual de Judge es el hecho de que el guardabosque de 32 años sigue haciendo ajustes en el plato.

“Creo que cualquier momento en llevas mucho tiempo en esta liga y te conviertes en un jugador veterano, incluso los mejores de los mejores como Aaron Judge, tienes que estar constantemente haciéndole pequeños ajustes y ajustes al juego”, dijo Boone. “Y él hace un buen trabajo en ese sentido. Creo que continúa involucrándose como jugador, y su experiencia le sirve de mucho”.

Esa experiencia ha ayudado a impulsar a Judge a un ritmo récord en sus últimos 41 juegos, la cual que en una temporada completa de 162 juegos resultaría en 83 jonrones, 194 carreras impulsadas y 190 carreras anotadas. Su jornada de dos hits en cuatro turnos al bate el martes de hecho redujo su porcentaje de embasarse en este tramo (llegó al partido con marca de .520), a la vez que Judge se convirtió en el segundo integrante de los Yankees desde el 2015 (DJ LeMahieu, 2019) que se embasa dos veces o más en 10 juegos consecutivos.

Tras ausentarse en un partido por primera vez esta temporada el lunes, Judge no tardó para embasarse por 36to juego consecutivo pegando un sencillo productor en el primer episodio. También es el tercer jugador en la historia de las Mayores en conectar más de 30 extrabases en un trecho de 30 compromisos, uniéndose a Joe DiMaggio (1937) y Chick Hafey (1928).

Tras irse de 4-2 con tres carreras remolcadas el martes, Judge quedó empatado con el toletero de los Guardianes, el dominicano José Ramírez, en el liderato de Grandes Ligas en carreras producidas (62) y encabeza MLB en porcentaje de embasarse (.437), slugging (.712), OPS (1.149) and walks (55).

“Trato de no ver mucho [los números], incluso cuando estoy bateando .150, trato de no fijarme en eso”, manifestó Judge. “Sólo trato de tener buenos turnos al bate. Estamos midiéndonos a algunos equipos difíciles con cuerpos de pitcheo bastante buenos”.

Y con las 5.2 entradas en blanco de Marcus Stroman, más Austin Wells y Giancarlo Stanton acompañando a Judge con jonrones, la jornada de tres impulsadas de Judge fue uno de varios aportes para poner a los Yankees (48-21) 27 juegos por encima de .500 por primera vez en el 2024. Los Yankees, quienes tienen el promedio de efectividad colectivo más bajo de las Mayores (2.85), han permitido ahora tres carreras o menos 43 veces esta temporada –la mayor cantidad en MLB.

“La manera en que estos muchachos están bateando, simplemente hace más divertido cada juego”, destacó Stroman. “Nos brinda más confianza a todos. Siento que cada uno de nosotros está en su elemento y alimentándonos uno de otro”.

Y con Judge en medio de una racha bateadora que podría llevarlo a escribir aún más historia, solamente le queda una persona a la que necesita impresionar: él mismo. El cañonero no está satisfecho con sus primeros 68 juegos, pero siente que llegará ese momento en el que finalmente pueda cantar victoria en la temporada.

“Sí, [si estoy bateando] .330 en noviembre”, exclamó Judge. “Podría sentirme satisfecho”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica