Print this page

Mis cinco pulgadas

By José Medina May 13, 2019 141 0

Nos alegra que Barahona esté cambiando, que se haya convertido en una de las provincias del Sur que más vacacionistas la visiten en Semana Santa o los fines de semana largos.

Esto queda comprobado con las pocas o nada habitaciones hoteleras vacías, a pesar de los altos precios que alcanzan. Pero, no nos aprovechemos de fechas específicas para aumentar los precios, no matemos la gallina de los huevos de oro antes de que saque los pollitos, no ahuyentemos a nuestros visitantes, porque no los necesitamos solo una vez, los necesitamos por siempre. 

Tenemos informes que hay hoteles, que al ver tanta gente que llegó sin reservaciones a Barahona, hasta le aumentó entre un 30 y un 50% a las habitaciones, sin darse cuenta, que en vez de atraerlos, los ahuyentan, y que el mundo no se acaba este mes de abril, por lo que esos clientes debemos conquistarlos para que mañana vuelvan.

Por otra parte, nosotros hemos demostrado que las visitas sorpresa del presidente Danilo Medina no son tan buenas como dicen funcionarios del gobierno que son.

Y aclaramos, no somos adversos o contrarios al Gobierno, lo que pasa es que lo que está mal, está mal, no importa que sea en nuestra propia casa. En la región sur, demostramos, que las visitas sorpresa han sido un fracaso, claro, hay excepciones.

No creemos que la culpa la tenga el presidente Medina, consideramos que la culpa del fracaso de las visitas sorpresa la tienen el grupo de funcionarios infuncionales que le acompañan en cada viaje que hacen a una comunidad, el jefe de Estado les asigna sus responsabilidades, pero luego se pierden.   

El presidente Medina tuvo un acertado mecanismo de acercamiento a la gente que jamás podría verlo, yendo a su comunidad, pero le ha sido imposible cumplir ni con el 30% de las promesas que hace a cada lugar que va.

Las intenciones del mandatario son buenas, pero la solución a los problemas de los sectores más pobres, los campesinos, son imposible de resolver.

Y pensar que hay problemas que se resuelven con poca cosa, RD$200 y hasta RD$400 mil, pero los funcionarios asignados para enfrentarlos, no acatan las órdenes del Presidente, y muchas veces, cuando el mandatario vuelve a esa comunidad, hasta pasa la vergüenza, porque la promesa que había hecho varios años antes, no resolvió ni un 25%.

Qué pena debe de dar!!!

 

Rate this item
(0 votes)
Last modified on Monday, 13 May 2019 14:24