Dermatólogos celebran su día

Santo Domingo.- Este 8 de junio se celebra en la República Dominicana el Día del Dermatólogo, profesionales médicos a cargo de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la piel humana.

De acuerdo con el médico oftalmólogo e investigador Herbert Stern, el 8 de junio de 1949 nace lo que se llamó la Sociedad Dominicana de Dermatología y Sifilografía.

El doctor Stern informó que la entidad surgió gracias a la iniciativa de los especialistas Manuel Felipe Pimentel Imbert, Guillermo Herrera, Miguel A. Ortega E, Héctor Purcell Perla y Víctor Manuel Soñé Uribe.

Puntualiza que el 22 de junio de 1962, tras la realización de una asamblea general extraordinaria, se aprobó cambiar el nombre inicial por el de Asociación Dominicana de Dermatología, Venereología y Leprología.

Después de varios años, nombres y directivas, hoy la Sociedad Dominicana de Dermatología –su nombre actual- cuenta con “profesionales valiosos dispuestos a servir a la salud de la piel”, destaca el doctor Manuel Cochón Aranda, presidente de la entidad.

Se estima que República Dominicana cuenta con aproximadamente 300 dermatólogos, de los cuales 277 forman parte de la Sociedad, según detalla Cochón Aranda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que menos de 2.3 trabajadores de la salud por cada mil habitantes serían insuficientes para alcanzar la cobertura de las necesidades de atención primaria.

Y si tomamos en cuenta que solo unos 17 mil médicos afiliados al Colegio Médico Dominicano son especialistas, el país estaría casi en la raya de lo indicado.

Sin embargo, el mayor problema recae en que la mayoría de estos profesionales de la salud se establecen en las grandes ciudades y en la capital.

Luces y sombras hay en la actualidad de la dermatología dominicana, esbozada por el presidente de la sociedad médica especializada.

Cochón manifiesta que, especialmente para los habitantes de las zonas fronterizas, la atención es deficiente. “Se necesitan especialistas, no sólo dermatólogos, en muchos lugares de nuestros países. El tema es que se concentran en las grandes urbes».

Esto conlleva a que varias de las provincias del país no cuenten con dermatólogos fijos, “pero sí hay colegas que se desplazan en algún momento a esas zonas y ofrecen sus servicios, actividad individual-personal que es difícil tabular”, dijo el presidente de la Sociedad.

Asegura que actualmente República Dominicana cuenta con una sola residencia disponible para estos profesionales de la salud, en el “Instituto Dermatológico Dominicano y Cirugía de la Piel Dr. Huberto Bogaert Díaz”.
Y aunque lo ideal sería contar con otras, Cochón Aranda precisa que en general los retos de la especialidad son compartidos con los demás profesionales de la salud, agrupados en el Consejo Nacional de Sociedades Médicas Especializadas y en el Colegio Médico Dominicano.

La definitiva asignación de códigos de las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS) para los especialistas certificados (autorización para ejercer servicios a los afiliados del sistema de seguridad social) está dentro de sus principales luchas, así como planes de pensiones para los dermatólogos.

“Se necesita un mecanismo para facilitar el ejercicio obteniendo códigos o autorización de las compañías de ARS para ofrecer los servicios, un equilibrio, justo, entre lo ofrecido como servicio y remuneración”, precisó.

Hay una fortuna para celebrar en su día: ningún dermatólogo se ha contagiado de Covid-19. Así lo dice y celebra el doctor Cochón Aranda.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica