Disminución del tráfico vehícular y las operaciones industriales han bajado contaminantes atmosféricos y gases de efectos invernadero, según Medio Ambiente

Santo Domingo.-El Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, se reunió con un equipo técnico de la institución, con la finalidad de evaluar los impactos del COVID-19 en la calidad del agua, suelo y aire, así como en la flora y la fauna.

En la reunión acompañaron a Ángel Estévez, Manuel Serrano, viceministro de recursos forestales; Silmer González, directora de Calidad de Agua; Luís Reyes, especialistas en agua correntía y subterránea.

Aseguraron que la disminución de las operaciones industriales y las actividades comerciales, han generado una significativa mejoría en la calidad del agua de los ríos Ozama, Isabela, Haina, Camú, Yaqué del Norte, Sur y Yuna.

La calidad del agua se determina tomando en cuenta los parámetros físicos (turbidez, color, olor y sólidos suspendidos) químicos (demanda biológica de oxígeno, demanda química de oxígeno, aceites y grasas y nitrógenos) y biológicos (coliformes fecales, estreptococos fecales, entre otros).

Desde el punto de vista físico se puede apreciar una importante mejoría en la calidad del agua de estos cuerpos hídricos antes mencionados.

Se estima que la disminución del tráfico vehicular, aéreo y las operaciones industriales han resultado en una reducción considerable de los contaminantes atmosféricos y gases de efectos invernadero (GEI) que contribuyen al Cambio Climático.

Esta reducción de gases efecto invernaderos supone un impacto positivo para la República Dominicana en la mitigación del Cambio Climático, además, se puede observar que el smog fotoquímico ha disminuido.

El smog fotoquímico consiste en la contaminación del aire como resultado de la combinación de niebla con humo y otras partículas contaminantes presentes en la atmósfera, en zonas con niveles de contaminación elevada.

Para sustentar estas observaciones, el ministro Ángel Estévez, instruyó a la realización de estudios de medición de la calidad de agua y aire para comparar con las informaciones estadísticas previa al COVID-19.

Es evidente que el aislamiento social y las restricciones de acceso de personas a espacios públicos como parques, playas, ríos, malecón, entre otros, así como a comercios, ha resultado en una mínima generación de residuos sólidos en estos lugares, y como consecuencia, la contaminación por residuos sólidos en los mismos es imperceptible, mientras que, debido a las medidas de distanciamiento social, es notoria la disminución de la contaminación por ruido.

Consideraron que esta mejoría en la calidad del medio ambiente beneficia la salud humana, la flora y la fauna tanto terrestre como acuática en la República dominicana, mientras que en distintos puntos del país, se ha notado cambios en el comportamiento de algunas especies debido a la baja frecuencia de personas en los espacios urbanos, naturales y recreativos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica