El gerente general de los Marineros, Jerry Dipoto, destaca dominicano Julio Rodríguez sea la cara de Seattle

SCOTTSDALE, Arizona – Después de su temporada revelación del 2022, que incluyó la firma de una extensión de contrato de 12 años y US$209.3 millones (que podría ascender a hasta US$470 millones por 18 años en caso de ejercerse todas las opciones), Julio Rodríguez tuvo una primera mitad del 2023 bastante discreta.

Incluso, el jardinero dominicano de los Marineros fue incluido en el Juego de Estrellas no por sus números, sino por su condición de “embajador” de Seattle, sede del evento.

La gerencia de los Marineros y, en particular, su GG Jerry Dipoto, nunca dudó de la capacidad de Rodríguez de darle vuelta a su campaña. Incluso, la disposición del joven de 22 años de participar en tantas actividades del Clásico de Media Temporada, con todo y su campaña por debajo hasta ese momento, habló de su madurez – uno de los motivos de Seattle para invertir tanto en él como figura del equipo.

“Pensábamos, ‘Simplemente tenemos que pasar a la segunda mitad, pasar del Juego de Estrellas’”, reveló Dipoto sobre la manera en que la organización veía el desarrollo del 2023 de Rodríguez. “De todos nuestros jugadores, pensé que él era la figura con la mayor presión externa. Tenía que dar la cara, tenía que estar en el Juego de Estrellas y estar presente para ese momento. Y todo eso era a una edad joven… y no era por su contrato, sino por sus logros en el terreno, por su personalidad”.

Lo hecho en el terreno se había visto, con un premio a Novato del Año de la Liga Americana en el 2022, temporada en que ayudó a Seattle a clasificar para los playoffs por primera vez desde el 2001. Pero en la primera mitad del 2023, Rodríguez bateó apenas .249/.310/.411 (OPS de .721). De todas maneras, estuvo con la sonrisa conocida por todos en el Festival de Jonrones (41 HR en la primera ronda, un récord), en los encuentros con la prensa y en el mismo Juego de Estrellas. En otras palabras, representó a los Marineros con la caballerosidad necesaria en el momento indicado, como si fuera un veterano de más de una década en Grandes Ligas.

“Sin duda, se había convertido en la cara del equipo que recibía el Juego de Estrellas”, recordó Dipoto. “Estuvo en todos lados. Pero él acepta todas esas cosas. Julio tiene una alta pasión, mucha energía. Ama el juego, quiere mucho a la gente y le gusta interactuar con muchas personas”.

Reitera Dipoto que el equipo sólo esperaba que llegara la segunda mitad de la campaña para ver una mejor versión de Rodríguez.

“Pensamos, ‘Hey, tenemos que cruzar eso y pasar al otro lado de esa presión y ahí lo veremos despegar’. Y así fue”.

Efectivamente, en la segunda parte de la temporada, Rodríguez bateó .308/.363/.578 (OPS de .941) con 19 de sus 32 cuadrangulares en el año. En sentido general, el oriundo de Loma de Cabrera terminó la campaña con .275/.333/.485, esos 32 vuelacercas, 37 dobles y 103 empujadas, la primera vez que pasa de los 100 remolques.

Y claro, estando “amarrado” a los Marineros por tanto tiempo en el futuro, Rodríguez ha exhibido lo positivo dentro y fuera del terreno.

“Es un ‘hombre del pueblo’ y creo que él sabe que la gente de Seattle es su gente”, comentó Dipoto. “Sea corriendo hacia el jardín central, parándose en la caja de bateo o comiendo en un restaurant, él quiere interactuar con la gente. No es una de esas figuras que busque la puerta de atrás para escaparse”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica