Gobierno invierte más RD$6 mil 600 millones para construir La nueva Victoria, para que los reclusos y violadores de la ley vivan como reyes

Santo Domingo.- La Procuraduría General de la República entregó este lunes, la primera fase de la nueva penitenciaría nacional de La Victoria, construida con una inversión de RD$6 mil 966 millones, en la comunidad Las Parras del municipio San Antonio de Guerra, de la provincia Santo Domingo.

La obra, marcará un antes y un después de este lunes diez de agosto, ya que el procurador general de la República, Jean Alian Rodríguez, explicó que se busca acabar con el hacinamiento de reos que por décadas ha matizado la vieja cárcel de La Victoria.

La primera fase del nuevo recinto penitenciario, entraron en operación 30 edificios administrativos y 57 de alojamientos, distribuidos en cuatro lotes con capacidad de albergue para ocho mil 778 reclusos.

La cárcel, además, cuenta con 112 celdas de observación, 80 de reflexión, 48 de máxima seguridad, 88 especiales para internos con movilidad reducida, 96 celdas conyugales y cuatro edificios de comedores y cocinas.

A partir de este lunes, además, entraron en funcionamiento cuatro iglesias católicas e igual cantidad de templos para otras religiones, un gimnasio de exterior, una cancha olímpica multiusos, dos estadios de softball, 23 canchas de baloncesto, de las cuales 22 son para uso de los internos y una para los agentes VTP; dos rings de boxeo, 11 economatos y 11 barberías.

También, cuatro dispensarios médicos, seis torres de vigilancia, 42 garitas de vigilancia, cuatro accesos a cuadrantes, y un área de acceso a los talleres.

Jean Alain Rodríguez destacó que también entraron en operación, un edificio de acceso y registro que consiste en un área especializada que cuenta con escáner de cavidades y cuerpo completo, diez arcos detectores de metales y cinco puntos de control con túneles rayos X con más de 90 escáneres de metales de mano, así como un centro de comando y control a través de miles de cámaras de seguridad con circuito cerrado en todo el recinto.

Además, un edificio administrativo, dos salas de audiencias y dos bibliotecas, así como áreas para visitas infantiles para que los hijos e hijas menores de edad que quieran visitar a sus padres puedan hacerlo en un ambiente digno, sin que perciban y vean a sus padres tras las rejas.

La inauguración incluyó áreas para el alojamiento de los Agentes de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP) y de las Fuerzas Especiales, una Unidad canina con 12 canes y una estación de bomberos completamente equipada con camión de bomberos y ambulancia.

Rodríguez precisó que con esta nueva etapa se pone fin a una época donde las cárceles eran “prácticamente universidades del crimen” y se inicia una nueva era de trato más humano y garante del objetivo de la pena que es asegurar la rehabilitación de las personas que han incurrido en acciones contrarias a la ley.

Dijo que la obra fue un clamor de muchas personas, por lo que reconoció al presidente Danilo Medina; también a la defensora del Pueblo, Zoila Martínez y el coordinador de la Comisión Nacional de la Pastoral Penitenciaria, Fray Arístides Jiménez Richardson, quienes por años reclamaron la construcción del centro penitenciario para acabar con el trato inhumano dado a los internos de la antigua Penitenciaría Nacional de La Victoria.

“Nos complace entregar al país la primera etapa de esta gran obra del plan de humanización del sistema penitenciario, que iniciamos hace alrededor de dos años para que junto a las demás obras ya en operación, nuestros hombres, mujeres y adolescentes en conflicto con la ley, cumplan prisión con dignidad y puedan acceder a programas especiales para su rehabilitación y reinserción a la sociedad de la manera más adecuada posible, considerando que es uno de los medios más idóneos para combatir la criminalidad y la delincuencia en el país”, manifestó Rodríguez.

Expresó que la trascendental obra fue concebida acorde a las reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos de las Naciones Unidas, llamadas también Reglas de Nelson Mandela, que establecen los principios y prácticas más favorables para el tratamiento de los internos y la administración de los sistemas penitenciarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica