Informe revela logros en disminución de la pobreza fueron revertidos por la pandemia

Santo Domingo.– El Segundo Informe Nacional Voluntario, sobre la situación de los 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) priorizados por el Foro Político de Alto Nivel del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas del 202, reveló que hasta el 2019 la incidencia de la pobreza mostraba una sostenida disminución, tendencia que fue revertida por la pandemia con un aumento de 2.4 puntos, colocándose en 23.4% en 2020.

De igual forma, la feminización de la pobreza ha aumentado, a la vez que persisten tasas de incidencia significativamente más altas que el promedio nacional en la zona rural y en determinadas regiones. Sin embargo, destaca que los programas de protección social aplicados, especialmente las transferencias monetarias, evitaron una mayor caída de la pobreza.

En cuanto al Hambre Cero, explica que a largo plazo, la situación alimentaria ha mejorado, sin embargo, hay que profundizar los esfuerzos para lograr un mayor acceso al derecho a la alimentación, ya que alrededor de 10% de la población carece de alimentos suficientes para satisfacer las necesidades energéticas para llevar una vida sana y activa.

En cuanto a salud y bienestar, en el ámbito del derecho a la salud, los principales indicadores de cobertura muestran reducidos avances y aún se tienen retos de calidad del servicio. La tasa de mortalidad materna se mantiene alta.

También merece especial atención la tasa de muertes evitables en la población menor de cinco años. Hasta el año 2019, alrededor del 75% de la población disponía de seguro familiar de salud, cobertura que mejoró en 2020, cuando aumentó a 95%.

De igual forma, el reporte cita el objetivo agua y saneamiento del que afirma que la proporción de la población con acceso a agua de la red pública dentro o fuera de la vivienda se ha mantenido alrededor de 93% y en torno al 54% si sólo se considera dentro de la vivienda, con marcada discontinuidad en el suministro del servicio y una amplia brecha de acceso según lugar de residencia y nivel socioeconómico de las familias.

El porcentaje de la población que dispone de servicios de saneamiento gestionados de manera segura ha sido estimado en 54.4%.

Mientras que la reducción de las desigualdades se especifica que la concentración del ingreso, medida por el coeficiente Gini, se ha reducido de 0.438 en 2017 a 0.405 en 2020.

Sin embargo, el país pierde más de la quinta parte en el IDH por desigualdad. Permanecen brechas estructurales de desarrollo entre los territorios que están siendo abordadas. El país planifica políticas a mediano plazo con enfoque territorial.

Además, sobre el ODS 12 de Producción y consumo responsables, se cuenta con una Hoja de Ruta de Producción y Consumo Sostenibles, pero se enfrenta a desafíos de articulación y apropiación nacional. Los actores involucrados han presentado rezagos en su integración efectiva.

De igual forma, destaca que en acción por el clima, el país es muy vulnerable a fenómenos climatológicos. En el último quinquenio, aproximadamente el 11% de la población ha sido directamente afectada anualmente por huracanes, tormentas y vaguadas de diferente intensidad. En adición a la condición de insularidad y encontrarse en la ruta de los huracanes, la existencia de múltiples fallas tectónicas constituye otro factor de riesgo a fenómenos de la naturaleza.

El informe sostiene que la seguridad ciudadana, el acceso a justicia y la mejora en la calidad del gasto presentan desafíos. Según cifras del 2019, los indicadores de institucionalidad muestran deterioro, principalmente la confianza en los partidos políticos y la percepción de la corrupción. Ha mejorado notablemente la independencia del poder judicial y se ha acelerado la lucha contra la corrupción e impunidad (Paz, justicia e instituciones sólidas ODS 16).

Señala que se requiere continuar fortaleciendo los lazos y replantear cooperación internacional ante la necesidad de enfrentar las repercusiones de la pandemia para evitar retroceso en los logros alcanzados y avanzar hacia las metas de desarrollo establecidas (Alianzas para el logro de los objetivos ODS 17).

En tal sentido, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, consideró que el avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de los indicadores sociales del país está íntimamente relacionado, en primer lugar, a la institucionalidad, a la sostenibilidad y a recuperar la conciencia de insularidad.

Miguel Ceara Hatton también se refirió al impacto que ha tenido el Covid-19 en los indicadores del país, que ha significado una pérdida del 23% del PIB y recuperarlo tomará tiempo. Además, manifestó que el respeto a las instituciones y a las normas es el primer gran reto que tiene el país para que sea parte de la cultura democrática.

En ese sentido, destacó el gran esfuerzo que está haciendo el Gobierno para empezar a constituir árbitros que no tenía la sociedad dominicana, que sean independientes, al mencionar las designaciones de los miembros de las altas cortes.

Asimismo, destacó la importancia de entender que “vivimos en una isla” que tiene unos niveles de vulnerabilidad muy superior a vivir en otra parte del continente. “Creo que es importante recuperar esa conciencia de insularidad que nos coloca a la República Dominicana como uno de los países más vulnerables”.

El ministro encabezó la actividad en la sede del Ministerio de Economía, junto al viceministro de Planificación e Inversión Pública, Pavel Isa Contreras; el representante del Sistema de Naciones Unidas, Mauricio Ramírez Villegas, y el director General de Desarrollo Económico y Social, Luis Madera Sued.

La presentación del Informe Nacional Voluntario 2021 estuvo a cargo del director de Desarrollo Económico y Social, Luis Madera Sued, quien destacó la alineación de los ODS con el Plan Nacional Plurianual del Sector Público y la Planificación Nacional.

El informe tiene el propósito de proveer insumos que contribuyan a profundizar los esfuerzos a favor del desarrollo sostenible e impulsar en la presente década el avance hacia el logro de los objetivos al año 2030.

De igual manera, presta atención a la vinculación de los ODS con los instrumentos de planificación nacional, especialmente la Estrategia Nacional de Desarrollo, los lineamientos del Plan Nacional Plurianual del Sector Público 2021-2024 y el Plan de Gobierno 2020-2024, así como a la articulación de esfuerzos con los distintos actores, la situación de grupos vulnerables y el impacto de la pandemia del Covid-19.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica