La Agencia de la ONU para los Refugiados pide a los países proteger a los haitianos que huyan de Haití ante rápido deterioro de su situación

MADRID, España.- Los haitianos que huyan de su país ante el «rápido» deterioro de la situación humanitaria, de seguridad y de Derechos Humanos pueden requerir de la protección de otros países, ha subrayado este miércoles la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha llamado a otros Estados a cumplir con las obligaciones al respecto y, por ejemplo, evitar las deportaciones en el actual contexto.
La directora de la oficina de ACNUR para Protección Internacional, Elizabeth Tan, ha advertido en un comunicado de que «las vidas, la seguridad y la libertad de los haitianos se ven amenazadas por una confluencia de violencia de bandas y violaciones de Derechos Humanos», a lo que se sumaría que 11,4 millones de personas necesitan actualmente asistencia humanitaria.
Por eso, la agencia de la ONU ha recordado a todos los países que es «imperativo» que «los haitianos que puedan necesitar protección internacional la reciban», lo que implica evitar las devoluciones forzosas, también en aquellos casos en los que se rechaza una solicitud de asilo.
ACNUR incluye entre los colectivos susceptibles de estar en peligro a activistas, periodistas, jueces o abogados, así como a personas que puedan sufrir circunstancias que perjudiquen gravemente el orden público por la violencia atribuida a las actividades de grupos armados.
Hasta mediados de 2023, la ONU tenía documentados 312,000 haitianos refugiados y solicitantes de asilo en todo el mundo. En los últimos meses, ha observado además una «preocupante» tendencia del aumento de las migraciones por zonas y rutas peligrosas de las Américas, lo que requiere según ACNUR de una respuesta y un enfoque regionales.
VIOLENCIA SEXUAL
Por otra parte, la ONG World Vision ha expresado su «profunda preocupación» por la situación en Haití, incidiendo en que «la restricción de la libre circulación, el cierre de comercios y las dificultades en el suministro de productos están agravando el hambre en un país donde la inseguridad alimentaria y la desnutrición ya son crónicas».
«La infancia es la más afectada», ha expuesto el líder regional de World Vision en América Latina y el Caribe, Joao Diniz, que ha tildado de «urgente» que se restablezca las condiciones de seguridad. No hacerlo, ha añadido, «anticipa un deterioro de las condiciones de vida de los niños y niñas y un aumento de los flujos migratorios irregulares de personas que huyen de la pobreza extrema, la inseguridad y el hambre».
La ONG también teme que el hambre y la violencia aumenten la violencia sexual contra niñas y mujeres, así como estragos aún mayores sobre servicios básicos como la educación o la sanidad.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica