Le roban y lo matan: tres oficiales PN presos; pedirán medidas de coerción por golpear a barbero apresado en Santiago; agentes robaron RD$30 mil, y golpearon salvajemente a Richard Rafael  Báez

SANTIAGO.- Tres oficiales de la Policía Nacional, enfrentan cargos criminales por la muerte de un barbero en Santiago, por los golpes recibidos desde que fue apresado hasta que se mantuvo “detenido” en el destacamento del sector de Cienfuego.

El Ministerio Público informó que solicitará medidas de coerción contra el capitán Manolo Aquino, encargado de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim) en Cienfuegos; el primer teniente, Manuel de Jesús de la Cruz y el segundo teniente Vladimir Joel Jerez Suárez, por la muerte a golpes del barbero Richard Rafael Báez.

Según la Procuraduría General de la República, los tres oficiales de la Policía Nacional incurrieron en los delitos de asociación de malhechores, homicidio y robo.

El Ministerio Público, informó, además, que investiga en estos momentos varios casos de abuso policial.

En la solicitud de medida de coerción, la Fiscalía de Santiago establece que el pasado 21 de marzo, los imputados produjeron golpes mortales al barbero Báez.

Informó que los agentes policiales formaban parte de una patrulla motorizada que realizaban un operativo preventivo en la comunidad El Semillero, del distrito municipal, en donde detuvieron a Báez.

Precisa que Báez fue perseguida hasta su casa y que recibió múltiples golpes cuando intentaba alcanzar la puerta de la vivienda, mientras gritaba y pedía auxilio a su padre para tratar de salvar la vida ante el ataque despiadado de los agentes policiales actuantes.

Mientras estuvo en el cuartel, Báez denunciaba que los agentes le habían sustraído RD$30 mil, cuya devolución exigía, pero a cambio recibía golpes de los agentes policiales.

Los golpes fueron tan fuertes y contundentes, que los mismos policías imputados llegaron incluso a trasladar a Báez al Hospital de Cienfuegos, en donde una médico lo atendió pasadas las 6:00 de la mañana del día siguiente del arresto.

La doctora que lo evaluó verificó que Báez presentaba laceraciones en el área temporal derecha y en ambos codos, por lo que refería dolor, por lo que entregó al teniente Jerez Suarez una antitetánica para aplicar al paciente, una crema y analgésicos, así como una radiografía AP y lateral de cráneo, indicación que el oficial policial ocultó.

En cambio, regresaron a Báez a una celda del destacamento donde volvieron a golpearlo.

Más tarde, lo presentaron al médico legista y ante el fiscal en la sede de la Policía Nacional y lo trasladaron al centro de detención que opera en el Palacio de Justicia de Santiago.

Estando en el centro del Palacio de Justicia, Báez convulsionó y fue trasladado al Hospital Estrella Ureña, ubicado frente al edificio, de donde lo remitieron al Hospital Regional Cabral y Báez.

Mientras Báez estuvo vivo en el Cabral y Báez, y por diligencias del Ministerio Público, el médico legista Iván Joel Guzmán, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), realizó una evaluación del paciente que, al final, lamentablemente falleció producto de los golpes que le propinaron los imputados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica