Desmantelan laboratorio e invernadero de marihuana funcionaba en vivienda en Pedernales; ocupan matitas desde pequeñas hasta en proceso de secado

PEDERNALES.- La Policía Nacional y representantes del Ministerio Público desmantelaron un laboratorio de droga  que operaba dentro de una vivienda, donde había instalado, además, una plantación de un vegetal, presumiblemente marihuana.

La operación fue llevada a cabo por la Policía Preventiva (Dintel), Acción Rápida y la Dirección de Investigaciones Criminales (DICRIM), pertenecientes a la dirección regional Sur con asiento en Barahona, acompañados de representantes del Ministerio Público.

Ocuparon 124 macetas de color negro, cada una conteniendo un tallo verde en crecimiento, presumiblemente de marihuana.

En la misma habitación de la vivienda, había instalado un extractor de calor, nueve inversores, un medidor de temperatura, en la cocina una malla para vivero colocada a una altura de cuatro metros, cubriendo 63 plantas de color verde de aproximadamente seis pulgadas presumiblemente de marihuana.

Además, se encontraron 86 plantas del mismo vegetal, de aproximadamente 12 pulgadas, tendidas en un hilo para secarlas.

Dentro de un congelador había 151 gramos del mismo vegetal, dos plantas eléctricas y una embarcación tipo zodiac (lancha inflable) con un motor de 40 HP.

El laboratorio clandestino, presumiblemente, es propiedad de los nombrados Pablo y Joel García, quienes están detenidos por posesión de sustancias narcóticas.

Lo ocupado fue entregado bajo custodia a la DNCD para los fines de lugar.

En la operación, encabezado por el coronel de la Policía Nacional, Francisco Jiménez Mesa, comandante del Departamento aquí en Pedernales, acompañado de Virginia Felipe de la Rosa, en representación del Ministerio Publico, quien realizó un levantamiento de los equipos y materiales incautados.

En la tarde del sábado, a la sede de la fiscalía se apersonaron miembros de inteligencias de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y otros estamentos del Estado, donde los medios de comunicación no pudieron penetrar para obtener informaciones de las incautaciones, incluyendo el cultivo de la marihuana.

Se dijo que el laboratorio funcionaba en la casa de un pastor evangélico, que la había arrendado al español Pablo.

El coronel Francisco Jiménez Mesa y el fiscal Felipe de la Rosa, cuantificaban las incautaciones dentro de la vivienda.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más Aceptar Leer más

Privacidad & Cookies Politica